Menu Big Bang! News
Mundo

Polémica: Disney le prohibió a un nene de tres años ser “princesa por un día”

No lo dejaron participar de una actividad del parque en Europa. Tuvieron que dar marcha atrás.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Una madre inglesa denunció al parque EuroDisney por impedirle a su hijo participar de la actividad “princesa por un día”. En la misma, las “nenas” reciben disfraces de sus personajes preferidos y se someten a un “make over” que incluye peinados y maquillaje. “Mi hijo es fanático de Elsa de la película Frozen. Le quería hacer este regalo, pero me dijeron que era sólo para nenas”, denunció Hayley McLean-Glass.

Noah tiene tres años y es fanático de Frozen.

“Sabía que era una actividad que le iba a encantar y se la había prometido para Navidad. Por eso me sorprendí cuando intenté inscribirlo y recibí esta respuesta”, reforzó la mujer, que estaba dispuesta a pagar los elevados 300 euros que cuesta la inscripción.

Su mamá quiso inscribirlo en una actividad de Disney, pero lo discriminaron.

El nene, Noah, tiene tres años y está “obsesionado” con Frozen. “Se pone el disfraz de Elsa desde que se despierta hasta que se va a dormir. Ama a todas las princesas de Disney además”, reconoció Hayley, al tiempo que denunció: “No me parece justo. Si se tratase de una actividad para disfrazarse de piratas o un evento de Spider Man permitirían el ingreso de nenas”.

La mujer hizo la denuncia y ahora sí le permitieron participar.

“Si le hubieran dicho eso a una nena, todo el mundo se hubiera horrorizado. Pero, ¿por qué es tan difícil de entender cuando se trata de un nene?”, se preguntó, y disparó: “Este no es un debate sobre si es gay o no, es un nene. Y lo único que quiere es ser como su personaje preferido”. “Mi hijo es muy chico todavía, no entiende ni tiene idea del nivel de prejuicio que hay en este mundo”, remató.

El mail en el que las autoridades del parque le dijeron que no podía participar porque era un nene.

Frente a la repercusión de su denuncia, las autoridades del parque, que días antes le habían negado el ingreso con un mail, se retractaron de inmediato. “La experiencia está abierta a todos los niños de entre tres y doce años. Nos pusimos en contacto con la familia para disculparnos por haberle dado una información incorrecta”.