Menu Big Bang! News
Recetas de Cocina Seguridad en tu cocina.

Nueve reglas de oro para evitar intoxicaciones en la cocina

La cocina de los hogares suele ser un foco infeccioso donde conviven cientos de alimentos con bacterias y otros microorganismos poco amigables para los seres humanos. Aquí algunos consejos para cocinar con seguridad.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

"Se me desconogelo el pollo", "Cuanto tiempo dura un limón en la heladera", "Puedo comer carne de cerdo y de vaca al mismo tiempo", "Cuando se vence el azúcar"....son todas preguntas que siempre nos hacemos cuando cocinamos.

Para responder este tipo de cuestiones y asesorarnos en nuestra seguridad alimenticia estan Mariana Koppman (Bioquímica), María Claudia Degrossi (Doctora en Química) y Roxana Furman (Licenciada en Tecnología Industrial de los Alimentos). Juntas son las Cazabacterias  y se dedican a la consultoría en seguridad e higiene de alimentos, manipulación higiénica de y procedimientos con menos riesgo

cazabacterias
Cazabacterias en acción!

Los números frios indican que todos los años mueren mas de 300.000 personas en el mundo a causa de las intoxicaciones alimenticias. Intoxicaciones que suceden cuando las personas consumen alimentos contaminados con bacterias y parásitos peligrosos como la Salmonella o la Triquinosis.

Mantener los utensilios de cocina limpios, evitar el recalentamiento, manipular bien los residuos o no mezclar los crudos con los cocidos son solo algunos de los cientos de recaudos que debemos tener en cuenta en nuestras cocinas.Para tal motivo preparamos una primera entrega con 10 reglas de oro a la hora de cocinar.

 

1. LAVARSE LAS MANOS

El lavado de manos es esencial para prevenir la contaminación por quien manipula la comida.

Las manos suelen ser uno de los principales focos de atracción bacteriológica, ya que con ellas manipulamos y tocamos todo, desde una pasamanos en un colectivo hasta lo que llevamos a nuestra boca.

Es muy importante lavarlas siempre antes de cocinar y lavarlas de nuevo antes de comer.

2. ALIMENTOS CALIENTES EN LA HELADERA

Una de las operaciones más difíciles es enfriar después de cocinar.

alimentos calientes en heladera
No guardar alimentos muy calientes en la heladera!

Tenés que colocar la comida en la heladera una vez que deja de humear. El alimento está caliente aun, no se debe enfriar a temperatura ambiente.

Podés acelerar enfriando en baño maría inverso si es mucha cantidad.

Pero también debemos tener en cuenta que no debemos esperar mucho con el alimento hasta que se enfrié fuera de la heladera, ya que se puede contaminar mientras se enfría. Siempre guardarlo bien tapado en un lugar limpio.

 

3. CELÍACOS

Si tenés familiares o amigos celíacos invitados a tu mesa, colocá un utensilio para cada ensalada.

 

4. CARNE CRUDA

Las carnes crudas suelen ser un foco de atracción bacteriológica muy fuerte, siempre deben estar bien envueltas

carne cruda
Siempre se debe manejar la carne cruda con sumo cuidado.

Ponelas en la parte baja de la heladera, ya que si llegase a gotear algún líquido te aseguras que no contamine otros alimentos.

 

5. CADENA DE FRÍO 

Cuando vayas a comprar tu almuerzo, fijate que los sandwiches, tartas, empanadas deben estar en la heladera, requieren frío constante.

La mayoría de las intoxicaciones leves ocurren cuando un alimento interrumpe su cadena de frio, es decir permanece un par de horas fuera de la heladera. Allí se genera el comportamiento bacteriológico dañino para nuestro organismo.

 

 

Si te gusto esta nota, te recomendamos esta otra: Siete consejos para evitar intoxicaciones en la cocina.

 

 

6. HUEVOS A LA HELADERA

Un huevo en la heladera durá hasta un 40% más de tiempo que un huevo a temperatura ambiente,

 

7. CONTAMINACIÓN CRUZADA

La contaminación cruzada ocurre cuando un producto ya listo para consumir se contamina con otro como carne cruda.

Para esto debemos usar diferentes tablas para cortar carnes y verduras, o lavarlas bien entre uso y uso.

 

8. LAVADO DE LA LECHUGA

lavado de lechuga
Lavar con abundante agua fresca.

Verdura de hoja, como la lechuga, la rúcula, el repollo, las espinacas entre otras, después de lavarlas sacáles bien el agua, si quedan mojadas los microorganismos pueden reproducirse.

 

9. LÁCTEOS 

Leches, yogures, cremas, quesos, etc. Jamás lleves un sachet o paquete hinchado ni lácteos cuya tapa metalizada esté inflada, algo falló en pausterización o cadena de frío.